Estar a dieta no es efectivo. Es mejor aprender a comer.


sin-titulo-5

 

Cuando queremos mejorar nuestra alimentación, muchas veces recurrimos a la expresión de “ponernos a dieta”.

Vamos a suponer que dado el caso, hemos cogido unos kilos de más y que queremos corregirlo. En nuestra forma de pensar habitual, creemos que esta situación es algo puntual, que se debe normalmente a una circunstancia excepcional (a un exceso de Navidad, verano, un viaje, …). Lo cierto es que las circunstancias excepcionales se hacen continuas en el tiempo, y al final resulta que vivimos mayormente con un exceso de peso, que al menos, nos incomoda (y que en muchos casos es perjudicial para la salud).

Para dar el paso de ¨ponernos a dieta¨, tenemos que reunir una motivación que muchas veces es difícil de alcanzar. Existen ¨fuerzas¨ que nos impiden dar ese paso adelante. Tal y como les ocurre a las personas que se apuntan a un gimnasio: sabemos y queremos mejorar, pero no somos efectivos y siempre volvemos a la misma situación (y los mismos kilos de más).

En mis 15 años de experiencia profesional, he podido comprobar que las personas que verdaderamente han conseguido liberarse de ese exceso de peso y han alcanzado sus objetivos, son aquellas que han convertido su tiempo de ¨estar a dieta¨ en un tiempo de ¨aprender a comer¨. Aunque convencionalmente se suela utilizar la expresión de ¨ponerse a dieta¨ de forma generalizada (yo misma la utilizo en muchas ocasiones), es bueno que nos demos cuenta de los beneficios que tiene a largo plazo el que aprendamos a comer.

Por ética profesional, trato de explicar y enseñar a mis pacientes todo lo necesario para que consigan un verdadero cambio en sus vidas, y no solo un parche que a duras penas aguante unas semanas.

Es posible llevar una alimentación adecuada. Es posible alcanzar un equilibrio nutricional, pero para ello, nos hace falta conocimiento y ponernos manos a la obra.

Me encantaría que las personas que se encuentran faltas de motivación, pudieran conocer que hay muchos casos de pacientes que han obtenido un ¨cambio en sus vidas¨. Porque esa es la expresión que utilizan para agradecérmelo ¨has cambiado nuestras vidas¨. Estas personas han mejorado significativamente sus costumbres alimentarias.

Esa es la meta que les deseo a mis pacientes,  para mí es la mayor gratificación por mi trabajo.

Estar a dieta no es efectivo. Es mejor aprender a comer.

María José Otón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *